Sociedad

Wednesday 24 Apr 2024 | Actualizado a 20:16 PM

Unas 150 zonas de El Alto exigen luminarias contra la inseguridad

Al menos 150 zonas de la ciudad de El Alto presentan deficiencias de luminarias, ya sea porque carecen de este servicio o porque las lámparas deben ser renovadas pues están en mal estado o son obsoletas.

/ 21 de mayo de 2012 / 04:00

El director de Servicios Públicos de la municipalidad, Mario Siñani, explicó que en lo que va de esta gestión 150 zonas presentaron demandas referidas a este servicio. “Esto quiere decir que las solicitudes son para cambiar, renovar o hacer el colocado de luminarias por primera vez”.

“La cantidad de zonas con deficiencias podría elevarse, pero son los dirigentes zonales los que deben incluir su necesidad en su POA (Plan Operativo Anual)”, admitió Siñani, quien además detalló que “si existen algunas urbanizaciones que no llevaron alguna solicitud es porque ya cuentan con esta prestación o porque han priorizado obras en plazas, parques u otro tipo de necesidades”.

El Alto cuenta con aproximadamente 800 urbanizaciones, de acuerdo con datos oficiales.

Inseguridad. Vecinos de siete zonas visitadas por La Razón (Chacaltaya, 16 de Julio, Germán Busch, Ferroviario, 12 de Octubre, Santiago I y Alto Lima) manifestaron su preocupación ante la falta o deficiencia del alumbrado público, pues lo asocian con la falta de seguridad.

En un recorrido realizado el martes por la noche por calles oscuras de Alto Lima en el Distrito 5, un periodista de La Razón fue interceptado por tres personas, dos varones y una mujer, cuando obtenía fotografías de las arterias en penumbras.

“¿Por qué está sacando fotografías?, queremos ver las fotos”, le dijo una de las personas que además pidió el número fijo de la empresa para verificar si la identificación del reportero era real. Después de constatar que, en efecto, se trataba de un periodista, le explicaron que su actitud se debe a la constante presencia de delincuentes, especialmente en las arterias sin iluminación.

En la zona 16 de Julio del Distrito 6, las personas encuestadas por este medio dijeron que el fin de semana un vecino fue víctima de un atraco por parte de tres sujetos, a quienes no se logró identificar porque la calle carecía de iluminación.

“Le robaron todo, le han golpeado y dejado sin dinero, más bien ese asalto no ha pasado a mayores ya que en esta zona muchas veces se han escuchado este tipo de acciones con muertes”, explicó Fabián Yujra, vecino del sector.

El jefe de la Unidad de Alumbrado Público de la Alcaldía alteña, Óscar Zurita, explicó que en la ciudad existen 39.460 lámparas instaladas en los postes de todos los distritos, pero no supo precisar el déficit de éstas, pues dijo que para conocer esa cifra era necesario realizar un relevamiento de información. Sin embargo, indicó que al menos 35% de las instaladas están obsoletas o en mal estado. “Existen muchos factores por los que estas luminarias cumplen su ciclo. Cada una tiene por lo menos cinco años de vida y algunas logran extender ese tiempo por dos o tres años más”.

Siñani destacó, por ejemplo, que gran cantidad de las que se encuentran en la avenida Juan Pablo II ya debe ser renovada. “Es una avenida en la que se puede ver que algunas están fallando, estamos planificando para que en la siguiente gestión se haga una renovación total en las avenidas Juan Pablo II y 6 de Marzo”, que son las más transitadas.

La autoridad estimó que en las dos vías principales de esta ciudad se cambiarán cerca de 2.500 lámparas.  

La Alcaldía informó, por otro lado, que en esta gestión subió en 50% el presupuesto para la compra de los faroles, pues en 2011 había programado seis millones de bolivianos y para ésta, nueve millones de bolivianos.

A fin de optimizar la instalación del nuevo equipamiento, Siñani anunció que propondrá a los subalcaldes que consignen esta dotación en el presupuesto distrital y no en el zonal, debido a que, bajo la actual modalidad, donde se prioriza este último, hay barrios iluminados al lado de sectores que permanecen en penumbras, pese a que requieren iluminación de manera urgente.  

“Queremos que este trabajo se lo haga de manera distrital para poder priorizar zonas y calles, ya que algunas son más peligrosas que otras ante la falta de iluminación”.

Avances. Explicó que en 2011 tres distritos, el 2, 14 y 7, optaron por la modalidad distrital, debido a que cada año aparecen nuevas zonas como consecuencia del crecimiento urbano, las mismas que requieren servicios, entre ellos éste.

“Se requiere que las zonas presenten su planimetría. En algunos casos hacen un compromiso con la empresa consesionada para que en caso de que un poste quede fuera de nivel sean los vecinos los que corran con el gasto para retirarlo”.

El Jefe del Alumbrado Público de la municipalidad dijo que lo ideal para lograr el mayor tiempo de vida del alumbrado es el cableado subterráneo, pero que este proyecto no sería viable en la urbe alteña porque ha sido construida sin una planificación previa.

“Se tienen bajo tierra aguas subterráneas, sistemas de gas, de agua y alcantarillado. Para hacer el cableado se debe tener el equipo necesario y las cámaras y ductos adecuados a fin de identificar el lugar en el que se produzca un corte en la tierra” y eso no existe, dijo la autoridad.

Además agregó que se trató de trabajar en ello, pero no funcionó por los problemas mencionados.

Se paga  por 11 horas de alumbrado

La Alcaldía de El Alto paga a Electricidad de La Paz (Electropaz) por 11 horas de consumo diario y en invierno, por 13. El jefe de la Unidad de Alumbrado Público, Óscar Zurita, indicó:  “Tenemos que precautelar que por el consumo no se pague mucho, pero existen presidentes de zonas que piden que se pongan luminarias de mayor potencia, con base en eso se hacen cálculos por el consumo”.

La empresa distribuidora de energía hace cálculos con la cantidad de luminarias y  la potencia de éstas.

Alcaldía cuenta sólo con 2 vehículos para arreglos

La comuna tiene sólo un carro escalera y un coche canasta para mantenimiento

Miguel Rivas

El municipio alteño cuenta con un solo carro canasta para reparar las luminarias en mal estado o que deban ser cambiadas, pero además este único motorizado pertenece a la Subalcaldía del Distrito 3 y se usa sólo en ese sector.

El director municipal de Servicios Públicos, Mario Siñani, reconoció que “para el mantenimiento de las luminarias se hace indispensable la implementación de carros canasta”.

Aseguró que entre los meses de junio y julio llegarán otros dos vehículos a esta ciudad, cada uno comprado en 800 mil bolivianos. Estos carros servirán para el mantenimiento de lámparas, especialmente en las avenidas principales, donde los focos se encuentran a mayor altura.

En el resto de la ciudad, la reparación de las luminarias se realiza con un carro escalera “pero éste ya no sirve ya que es inseguro y porque su altura no es la apropiada para alcanzar a las lámparas de las avenidas”.

Siñani aseguró que todos los días se hace el mantenimiento de las luminarias. Sin embargo, los vecinos dijeron que raras veces ven a funcionarios ediles en ese trabajo.

“Todos los días hacemos el mantenimiento que corresponde, pese a tener algunas limitaciones”, aseguró el Director de Servicios Públicos.
Para Rubén Huayta, vecino de la zona 12 de Octubre, la presencia de los funcionarios ediles en los barrios se da sólo cuando se presenta una carta. “Y es a mucha insistencia”.

La autoridad municipal admitió que la carencia de recursos técnicos es una limitación para realizar el mantenimiento periódico de las luminarias, pero confió en que estas dificultades se puedan subsanar paulatinamente.

El alcalde Édgar Patana entregó el único carro canasta a los vecinos del Distrito 3, el 3 de marzo, en el que se realizó una inversión de 773.300 bolivianos. El motorizado es administrado por esa Subalcaldía y es utilizado sólo en ese sector urbano.

La ceja, el lugar Más iluminado

Por la presencia de centros comerciales, bancos, tiendas, mercados, hoteles, restaurantes y el movimiento diario de personas y vehículos,  la Ceja es el sector urbano de mayor cobertura de luminarias. Así lo indicó el Jefe de Alumbrado Público, Óscar Zurita. “Se hace necesaria su atención por el flujo económico y social”.

No existe una norma para colocar luminarias

Miguel Rivas

Las luminarias de 250 watts de potencia se colocan en las avenidas principales o troncales. “Estamos hablando de las avenidas Juan Pablo II, 6 de Marzo, Bolivia, Julio César Valdez, porque la distancia entre la acera de un carril y del otro es mayo,  y se debe generar mayor radio de iluminación”, explicó Óscar Zurita, jefe municipal de Alumbrado Público.

Su instalación responde a la denominada altura de montaje, un cálculo de ancho de vía e interdistancia entre lámparas. Por ejemplo, en el sector de la Ceja, no todas las vías son amplias, pero la afluencia de gente es mayor que en otros sectores, motivo por el cual se instalan a menos distancia que en otros barrios y calles.

En el recorrido que realizó este medio de comunicación en la avenida Jorge Carrasco, entre las calles 1 y 2, se pudo observar que existía una sola luminaria.

Comerciantes y vecinos del lugar dijeron que si no fuera por la luz de los negocios, ubicados en esa cuadra, las calles de la Ceja se verían totalmente oscuras.

“Si apagásemos estos letreros luminosos, las vías serían un peligro para cualquiera, queremos que las luminarias estén más juntas y sean de mayor potencia en estos sectores”, comentó Carlos Toledo, encargado de una fotocopiadora en la Calle 2.

Para explicar cómo se define el colocado de los faroles, Zurita puso como ejemplo a dos calles de ocho metros de ancho. Una de ellas está ubicada en la Ceja y otra en un barrio alejado. La primera deberá tener una mayor potencia por la cantidad de gente que circula en el sector y la otra, todo lo contrario. La calles y callejones de siete u ocho metros de ancho deben tener una potencia de sólo 70 watts.

La autoridad indicó, sin embargo, que no existe un reglamento para el colocado de luminarias y que éstas se instalan de acuerdo con el postaje que hace la distribuidora. Dijo que es necesario un reglamento con este fin, pues los postes se instalan en función a la necesidad de la distribución de energía e iluminación de vías.

Comparte y opina:

El boleto inteligente abarata el transbordo en el teleférico

El ticket no debe ser mojado, estrujado, doblado o raspado, ya que el dispositivo no reconocerá el código de respuesta rápida y el pasajero no podrá recuperar la suma invertida.

/ 12 de junio de 2018 / 14:49

Mi Teleférico lanzó ayer el Boleto Inteligente (BI), que permite a sus usuarios que no tienen tarjeta beneficiarse también con la rebaja por el uso de más de una línea. El ticket tiene un código QR (respuesta rápida) que registra las interconexiones pagadas.

El BI tiene validez de un día y el o los pasajeros no podrán superar un tiempo de transbordo “x”, que no está establecido. El código QR será reconocido por el lector de los molinetes.

El usuario debe informar sobre su destino y la cantidad de personas al llegar a las cajas. El vendedor calcula cuánto tiene que abonar y le entrega la factura y el BI.

En cada transbordo, el pasajero tiene que acercar el código QR al lector del molinete; una vez que llegue a su destino, el boleto ya no tendrá validez, explicó César Dockweiler, gerente general de la empresa Estatal de Transporte por Cable Mi Teleférico,

El ticket no debe ser mojado, estrujado, doblado o raspado, ya que el dispositivo no reconocerá el código de respuesta rápida y el pasajero no podrá recuperar la suma invertida.

Por un recorrido en la primera línea pagará Bs 3 y Bs 2 en cada transbordo. Hasta antes de ayer accedían a este descuento solo los usuarios que utilizan tarjeta y que ascendían a fines de febrero a 600.000. “Si una persona quiere ir de Irpavi (Macrodistrito Sur de La Paz) a Río Seco en El Alto usará las líneas Verde, Celeste, Blanca, Naranja, Roja y Azul, solo el primer pase (trazo Verde) le costará Bs 3; por cada interconexión con las otras cinco será de Bs 2”, explicó el directivo.

Todo el trayecto le costará solamente Bs 13; antes hubiera tenido que abonar Bs 18.

Dockweiler aclaró que el pasaje tiene que ser usado en el día  —no se lo puede guardar para otra jornada—, y en un tiempo determinado, por lo que la misma persona que va a Río Seco, por ejemplo, no podrá hacer una escala para ir a comprar a la Uyustus y retomar su viaje en la Línea Roja.

“Si alguien va en familia, puede solicitar este boleto e informar la cantidad de personas que usarán el servicio y el destino al que pretenden llegar”, recalcó.

Para evitar errores y difundir las ventajas de adquirir el BI y la forma de usarlo, brigadas de 26 jóvenes se desplazarán por las estaciones de las diferentes líneas.

Indicaciones

  1. Caja. En caja deberá indicar. El destino al que quiere llegar y si viaja solo o la cantidad de personas que lo acompañan.
  2. Corrido. No puede desviarse, hay un tiempo limitado de viaje hasta llegar a su destino final y   el BI no es válido pasado ese tiempo.
  3. Excepción. En casos en los que haya largas filas, el tiempo de llegada se extenderá automáticamente.

Comparte y opina:

El boleto inteligente abarata el transbordo en el teleférico

El ticket no debe ser mojado, estrujado, doblado o raspado, ya que el dispositivo no reconocerá el código de respuesta rápida y el pasajero no podrá recuperar la suma invertida.

/ 12 de junio de 2018 / 14:49

Mi Teleférico lanzó ayer el Boleto Inteligente (BI), que permite a sus usuarios que no tienen tarjeta beneficiarse también con la rebaja por el uso de más de una línea. El ticket tiene un código QR (respuesta rápida) que registra las interconexiones pagadas.

El BI tiene validez de un día y el o los pasajeros no podrán superar un tiempo de transbordo “x”, que no está establecido. El código QR será reconocido por el lector de los molinetes.

El usuario debe informar sobre su destino y la cantidad de personas al llegar a las cajas. El vendedor calcula cuánto tiene que abonar y le entrega la factura y el BI.

En cada transbordo, el pasajero tiene que acercar el código QR al lector del molinete; una vez que llegue a su destino, el boleto ya no tendrá validez, explicó César Dockweiler, gerente general de la empresa Estatal de Transporte por Cable Mi Teleférico,

El ticket no debe ser mojado, estrujado, doblado o raspado, ya que el dispositivo no reconocerá el código de respuesta rápida y el pasajero no podrá recuperar la suma invertida.

Por un recorrido en la primera línea pagará Bs 3 y Bs 2 en cada transbordo. Hasta antes de ayer accedían a este descuento solo los usuarios que utilizan tarjeta y que ascendían a fines de febrero a 600.000. “Si una persona quiere ir de Irpavi (Macrodistrito Sur de La Paz) a Río Seco en El Alto usará las líneas Verde, Celeste, Blanca, Naranja, Roja y Azul, solo el primer pase (trazo Verde) le costará Bs 3; por cada interconexión con las otras cinco será de Bs 2”, explicó el directivo.

Todo el trayecto le costará solamente Bs 13; antes hubiera tenido que abonar Bs 18.

Dockweiler aclaró que el pasaje tiene que ser usado en el día  —no se lo puede guardar para otra jornada—, y en un tiempo determinado, por lo que la misma persona que va a Río Seco, por ejemplo, no podrá hacer una escala para ir a comprar a la Uyustus y retomar su viaje en la Línea Roja.

“Si alguien va en familia, puede solicitar este boleto e informar la cantidad de personas que usarán el servicio y el destino al que pretenden llegar”, recalcó.

Para evitar errores y difundir las ventajas de adquirir el BI y la forma de usarlo, brigadas de 26 jóvenes se desplazarán por las estaciones de las diferentes líneas.

Indicaciones

  1. Caja. En caja deberá indicar. El destino al que quiere llegar y si viaja solo o la cantidad de personas que lo acompañan.
  2. Corrido. No puede desviarse, hay un tiempo limitado de viaje hasta llegar a su destino final y   el BI no es válido pasado ese tiempo.
  3. Excepción. En casos en los que haya largas filas, el tiempo de llegada se extenderá automáticamente.

Comparte y opina:

Heridas que no sanan; violaciones en el hogar

La mejor forma de prevenir es la información y comunicación. “Pero es difícil tomar algún recaudo del entorno, ¿dónde uno se siente más seguro?, es en la familia, con los padres”, sostuvo Núñez.

/ 10 de junio de 2018 / 19:42

De enero a fines de mayo, 271 menores de edad fueron víctimas de violación, dentro y fuera del hogar en Bolivia, según la Policía; en al menos 15 casos, madres o abuelas fueron cómplices o encubridoras, y al menos en tres, participaron de los vejámenes.

¿Qué pasa en la cabeza de estas mujeres? y ¿qué mecanismos de prevención deberían activarse en estos casos? Estas dos preguntas fueron planteadas a las psicólogas María Inés Villanueva y María Teresa Núñez, y al director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), coronel Erick Millares.

Una mujer se convierte en cómplice, coincidieron los expertos, por varios factores: miedo, dependencia emocional y económica del agresor, el ejercicio de la violencia y amenazas o una desviación por motivos que deben ser estudiados (madres que formaron “tríos” , por ejemplo).

Según Villanueva, las madres saben que el agresor es violento, lo que les genera miedo, creen que su pareja nunca haría algo así o temen las consecuencias sociales y familiares, el rechazo y repudio a ella y a toda su familia.

Otro aspecto es que la mujer considera a su hija como una rival. “Cree, que ella es la amante de su pareja, y hace de cuenta que no pasó nada, en el fondo es un conflicto emocional interno y perverso”, sostuvo Villanueva.

Núñez apuntó que hay mujeres que vienen de familias violentas, donde pudieron ser víctimas del mismo delito o de otro tipo de maltrato por sus hermanos, tíos, padres e incluso su misma progenitora. “Hay mujeres que salen a trabajar, piden al padre, a los hermanos mayores, a los primos o tíos de la víctima que ayude a cuidarlos y ocurre lo peor”.

Encuentre la información completa en la edición impresa de La Razón. (10/06/2018)

Comparte y opina:

Heridas que no sanan; violaciones en el hogar

La mejor forma de prevenir es la información y comunicación. “Pero es difícil tomar algún recaudo del entorno, ¿dónde uno se siente más seguro?, es en la familia, con los padres”, sostuvo Núñez.

/ 10 de junio de 2018 / 19:42

De enero a fines de mayo, 271 menores de edad fueron víctimas de violación, dentro y fuera del hogar en Bolivia, según la Policía; en al menos 15 casos, madres o abuelas fueron cómplices o encubridoras, y al menos en tres, participaron de los vejámenes.

¿Qué pasa en la cabeza de estas mujeres? y ¿qué mecanismos de prevención deberían activarse en estos casos? Estas dos preguntas fueron planteadas a las psicólogas María Inés Villanueva y María Teresa Núñez, y al director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), coronel Erick Millares.

Una mujer se convierte en cómplice, coincidieron los expertos, por varios factores: miedo, dependencia emocional y económica del agresor, el ejercicio de la violencia y amenazas o una desviación por motivos que deben ser estudiados (madres que formaron “tríos” , por ejemplo).

Según Villanueva, las madres saben que el agresor es violento, lo que les genera miedo, creen que su pareja nunca haría algo así o temen las consecuencias sociales y familiares, el rechazo y repudio a ella y a toda su familia.

Otro aspecto es que la mujer considera a su hija como una rival. “Cree, que ella es la amante de su pareja, y hace de cuenta que no pasó nada, en el fondo es un conflicto emocional interno y perverso”, sostuvo Villanueva.

Núñez apuntó que hay mujeres que vienen de familias violentas, donde pudieron ser víctimas del mismo delito o de otro tipo de maltrato por sus hermanos, tíos, padres e incluso su misma progenitora. “Hay mujeres que salen a trabajar, piden al padre, a los hermanos mayores, a los primos o tíos de la víctima que ayude a cuidarlos y ocurre lo peor”.

Encuentre la información completa en la edición impresa de La Razón. (10/06/2018)

Comparte y opina:

Diálogo deja a mesa técnica ver viabilidad de modificar la Ley 195 para atender pedido de la UPEA

Los representantes del Gobierno, Legislativo y del Universidad Pública de El Alto (UPEA) sostuvieron este sábado un diálogo que fue declarado en cuarto intermedio hasta contar con el resultado del trabajo de la mesa técnica

/ 9 de junio de 2018 / 22:36

Fueron un poco más de siete horas ininterrumpidas de conversaciones entre autoridades del Gobierno, Legislativo y representantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA). Decidieron dejar a una comisión técnica el análisis de la viabilidad o no de modificar la Ley 195 de asignación de recursos de coparticipación tributaria, principal demanda de los universitarios.

La mesa técnica, que estará formada por personal del Ministerio de Economía y de la casa de estudios superiores, se reunirá a las 08.00 de este domingo. El presidente del Senado, José Alberto Gonzales, informó del acuerdo y que las conversaciones estuvieron centradas, justamente en garantizar las actividades académicas.

Instalaciones de la Vicepresidencia del Estado fueron escenario del encuentro acordado el viernes tras semanas de movilizaciones y piquetes de huelga de hambre. En una de esas movilizaciones, el 24 de mayo, perdió la vida el universitario Jonathan Quispe como resultado de un impacto de canica disparada, según la Fiscalía, por un uniformado parte del operativo de represión.

La principal demanda es modificar la Ley 195 para que se les asigne un mayor porcentaje de los recursos de coparticipación tributaria como una solución de fondo de tal manera de evitar que cada año deban iniciar protestas por un presupuestario extraordinario. El Gobierno, a diferencia del pasado, ahora expresó su disposición a discutir la viabilidad de la demanda.

“Hemos avanzado positivamente, estamos revisando el tema vinculado al presupuesto y lo que ellos piden es la modificación a la Ley 195, nosotros también ya les hemos dado nuestra postura. Nuestro desafío es garantizar los recursos a la UPEA para que pueda trabajar con absoluta normalidad”,  aseguró Gonzales en una conferencia de prensa.

Gonzales compareció ante los medios de comunicación con el rector de la UPEA, Ricardo Nogales, y el resto de delegados de la UPEA.

“Hubo un acercamiento entre el Gobierno y la UPEA, estamos analizando si se puede o no modificar la ley, y hemos ratificado las resoluciones de la asamblea Docente- estudiantil. Una vez que concluya la mesa técnica nos reuniremos para firmar los acuerdos”, explicó Nogales en las escalinatas de la Vicepresidente del Estado, donde se hizo la conferencia.

Hasta el jueves el Gobierno daba por descartada la modificación de los porcentajes de asignación definidos en Ley 195 por su complejidad y porque implicaría necesariamente restarle recursos a otros sectores. El rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, expresó su desacuerdo con un posible ajuste en los porcentajes de redistribución.

Una vez que concluya el trabajo técnico, la comisión en pleno volverá a ser convocada para analizar el trabajo y de darse suscribir un acuerdo, en el que participaría el presidente Evo Morales de acuerdo al compromiso del Ejecutivo.

Comparte y opina: